Elementos filtrados por fecha: Junio 2021

Comienza la campaña contra incendios forestales 2021, en un año que se prevé especialmente difícil. Si a las condiciones meteorológicas primaverales, el cambio climático y la falta de gestión forestal, unimos la pandemia que estamos padeciendo y el paso de la borrasca Filomena, que arrasó este invierno el centro peninsular, nos encontramos ante una situación agravada, que requiere un incremento de recursos para hacer frente a la lucha contra los incendios.

Llevamos años observando, a escala mundial, que la emergencia climática provoca campañas contra incendios forestales cada vez más largas y virulentas, y por tanto, su gestión y manejo requieren mayor inversión en personal, equipos y tecnologías.

En España se constata que los grandes incendios forestales, aquellos que superan las 500 hectáreas, suponen el principal reto en la gestión. En 2020 hubo 19 incendios forestales de estas características.

Para hacer frente a la Campaña contra incendios 2021 se ha reunido el Comité Estatal de Coordinación y Dirección contra Incendios Forestales (CECOD), que se activará entre el 15 de junio y el 31 de octubre. Sin embargo, no se han incrementado los dispositivos, sino que serán similares a los de años anteriores. Estarán formados, además de los distintos cuerpos de bomberos de las CCAA, por las Brigadas de Incendios Forestales del Ministerio de Transición Ecológica, la Unidad Militar de Emergencias (UME), 73 medios aéreos y el apoyo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Nuevos retos: nuevas soluciones

El incremento de los megaincendios, y su incidencia creciente en la interfaz urbano forestal nos enfrenta a nuevos retos, que exigen creatividad y nuevas soluciones. Miles de hectáreas arrasadas en zonas de alto valor ecológico, evacuaciones de urbanizaciones y municipios, la intervención de la UME… son ya situaciones comunes que necesitan un cambio hacia nuevas políticas forestales.

En este sentido, TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, se une a todas las voces expertas que reclaman a las administraciones públicas un nuevo modelo de gestión forestal, que contemple el cumplimiento de la legislación, un aumento de la inversión en medios materiales y humanos, y una campaña de concienciación y educación ciudadana.

Este nuevo modelo debe implementar la normativa de protección civil obligatoria, como son los Planes de Autoprotección y Emergencias Municipales. Debe invertir en el sector forestal, a través de políticas que incentiven el aseguramiento de los montes, sus aprovechamientos directos e indirectos; y debe aumentar la contratación de equipos y materiales evolucionados tecnológicamente, hidroaviones, maquinaria pesada, y metodologías para facilitar la extinción nocturna.

Se debe invertir en campañas de concienciación y educación, dirigidas a la población, que incidan en la creación de viviendas seguras y autoprotegidas. Incremento de la limpieza y cortafuegos en el perímetro de la urbanización. Instalación de hidrantes que aporten un buen caudal de agua en caso de necesidad. Ignifugar estas áreas perimetrales y las propias viviendas. Respetar la normativa contra incendios en cuanto a quema de rastrojos, barbacoas, planes de autoprotección...

Todos los municipios y urbanizaciones cercanos a bosques deben instalar las medidas básicas de protección activa contra incendios, como son hidrantes, bocas de incendio equipadas, extintores, detección; y protección pasiva en las viviendas y jardines, con especies resistentes o pirófitas. Las viviendas deben construirse teniendo en cuenta la reacción de los materiales (que no ardan o tarden en arder) y su resistencia para que no colapsen, y pueda realizarse la evacuación. Igualmente deben habilitarse zonas confinadas y protegidas donde acoger a la población.

Si conseguimos estas implementaciones de medidas de protección, concienciación ciudadana y atención en las políticas forestales, podremos estar preparados ante un verano que se prevé de extremo riesgo de incendio.

airfeu campaña incendios forestales 2021 nuevos retos

Publicado en Noticias

La nueva tarificación eléctrica, que abarata la luz en los tramos nocturnos puede incrementar el riesgo de incendio. Esto puede suceder en los casos de pobreza energética, de instalaciones eléctricas antiguas o en mal estado, y / o sobrecarga de la red en horario no vigilado, mientras dormimos.

En los estudios anuales que realizan los bomberos y las aseguradoras sobre incendios en vivienda, una de las pautas que se repiten de mayor riesgo es la franja horaria nocturna.

Si a esto añadimos el impacto de la pobreza energética en muchos de estos sucesos, parece claro el aumento del riesgo y por tanto la necesidad de incrementar la protección y prevención contra posibles incendios nocturnos.

Por ello, desde TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, recomendamos ahora más que nunca la instalación de detectores en la vivienda. Es un sistema accesible, fácil de instalar, económico y eficaz para dar una alerta por incendio de noche y tomar las medidas para que se propague, aviso a bomberos y escapar, si fuera necesario.

La instalación de detectores en vivienda es obligatorio en Francia y en Reino Unido*. En estos países, además, se trabaja intensamente en la concienciación y llevan años presentando campañas divulgativas a través de radio, televisión, prensa, folletos, vídeos, etc., convencidos de las ventajas de instalar detectores en el hogar.

En España, y dado que estamos ante el incremento del riesgo de incendio nocturno, creemos que es fundamental concienciar a los ciudadanos, y solicitar a la Administración que legisle y sea obligatorio instalar detección de incendios en las viviendas.

Los incendios en viviendas causan entre 130 a 150 personas muertes al año (media anual en la última década). Los expertos y las estadísticas confirman que es posible reducir un 70% de las muertes instalando un detector de incendios en el hogar.

Otros sistemas comunes y básicos para protegerse contra un incendio en el hogar son el extintor y la manta ignífuga.

Un extintor es fácil de instalar, solo es necesario colgarlo en un lugar visible, de fácil acceso y en las zonas de mayor riesgo, como es la cocina. Su uso es sencillo tras un pequeño entrenamiento, que se debería proporcionar en el colegio, como medida básica de seguridad.

La manta ignífuga proporciona seguridad, en casos de conato o incendios pequeños, es muy fácil de usar y eficaz contra el fuego.

• EL CASO DEL REINO UNIDO

Durante los años 70 y 80, el Reino Unido sufrió un incremento dramático en el número de muertes por incendios domésticos. 1987 marcó el récord de incendios en viviendas en el Reino Unido, alcanzando la terrible cifra de 831 muertes por incendio. El porcentaje total de hogares equipados con un detector de humo solo alcanzaba al 8 %. Más de 30 años después, se estima que el número de hogares con detector alcanza al 85%. Además, el número de muertes por incendio ha disminuido a 258, lo cual representa una caída de alrededor el 70%. https://firekills.campaign.gov.uk/

 

• EL EJEMPLO DE FRANCIA

En Francia es obligatoria la instalación de un detector autónomo de incendios en todas las viviendas desde 2015, pasados casi dos años desde la implantación de dicha norma se empieza a ver el impacto de dicha medida tomada en ese país, incluso se ha creado un portal para mostrar una estimación las vidas salvadas por la instalación del detector. http://www.logement.gouv.fr/detecteurdefumee http://www.1viesauveeparjour.fr/

airfeu tarifa electrica riesgo incendio

Publicado en Noticias

El pasado 3 de junio se produjo un incendio de nuevo en la fachada de un edificio. Se trata del Hotel Nuevo Madrid, un edificio de reciente construcción (2007).

Según expertos de TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, este incendio, sumado al producido en el rascacielos del barrio de Hortaleza de Madrid, en agosto del 2020, lleva a recapacitar sobre la cantidad real de edificios construidos antes de la aplicación del actual Código Técnico de la Edificación (CTE) que pueden no ser suficientemente seguros según la reglamentación actual.

En el caso de este edificio la propia configuración del mismo, así como la rápida actuación de los bomberos, hicieron que no hubiera desgracias personales (el hotel está abierto y operativo).

En estos momentos en que se están poniendo en marcha nuevos planes de rehabilitación de los edificios, desde TECNIFUEGO pedimos que se ponga especial atención a unas prestaciones de seguridad contra incendios que cumplan como mínimo las exigencias del CTE, y a su vez, como está ocurriendo en otros países, como el Reino Unido, proceder a una revisión de los edificios anteriores a dicha reglamentación. De esta forma se podría plantear, si fuera necesario, una reforma de los edificios que no cumplen con los estándares de seguridad aceptables. Aconsejamos evaluar los materiales utilizados en la construcción, las puertas cortafuego, la instalación de rociadores, y la de sistemas de detección y alarma.

Respecto a las fachadas ventiladas, si se construyen con materiales y sistemas de seguridad adecuados, son seguras y desde el punto de vista térmico son interesantes para ciclos de verano por lo que no se deberían descartar.

2 años y 2 incendios parece mucho para un parque de viviendas en el que predominan los materiales tradicionales.

A priori estos 2 edificios se construyeron sin los requerimientos del CTE 2006 (el proyecto era anterior a la modificación). La pregunta que debemos hacernos es, ¿cuántos edificios del parque inmobiliario presentan una seguridad aceptable si se produce un incendio? ¿Cómo se puede ayudar desde la Administración Pública a hacer frente a ello?

De momento de la única forma posible: evaluando la situación para, después, en función del nivel de riesgo legislar al respecto con un ambicioso plan de ayudas.

airfeu auditar estado parque reforzar seguridad incendios

Publicado en Noticias