Elementos filtrados por fecha: Abril 2021

A medida que se van conociendo nuevos datos sobre el trágico incendio en el Hospital de Bagdad, en el que han fallecido 82 personas y han resultado heridos más de un centenar, mayor es el horror y la preocupación por las muchas negligencias del suceso. Los primeros datos afirman que el hospital carecía de sistema de protección contra incendios, y no se había compartimentado, ya que a través de los falsos techos el fuego se propagó a otros espacios y plantas.

Este domingo 25 de abril se produjo un incendio, parece ser que causado por la explosión de una bombona de oxígeno en un hospital de Bagdad, donde se trataba a pacientes de covid-19. Según declaraciones a la prensa por fuentes sanitarias y policiales el suceso se atribuye a una negligencia, que ha provocado la destitución del titular de Sanidad.

Los primeros análisis del incendio apuntan a que el centro “carecía de sistema de protección contra incendios y los falsos techos han permitido que el fuego se propagara debido a su composición muy inflamable”, según el propio departamento de Defensa Civil irakí.

Los hechos son tan evidentes, que se ha detenido el director del hospital y a los encargados de la seguridad y el mantenimiento de las instalaciones, mientras un comité de expertos, bajo la dirección del titular de Interior, establece las responsabilidades y presenta los resultados en un plazo máximo de cinco días. El portavoz de Interior, Jaled al Muhanna, ha comentado que en todo el país habrá que “revisar con urgencia las medidas de seguridad de todos los hospitales para evitar sucesos así en el futuro”.

Incluso la representante de la ONU para Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, ha hecho un llamamiento para mejorar las medidas de protección de las instalaciones hospitalarias en Irak.

Desde TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, lamentamos profundamente esta tragedia, y como expertos en seguridad analizamos las medidas básicas de seguridad contra incendios que deben instalarse en los centros hospitalarios.

ANÁLISIS

La seguridad contra incendios en hospitales es una de las áreas más sensibles, ya que por lo general las personas que se encuentran en sus instalaciones no se valen por sí mismas, y desde esta perspectiva los profesionales especializados tenemos que analizar la forma de asegurar la protección.

En España, la legislación aplicable es el Código Técnico de la Edificación (CTE), Uso Hospitalario, y el Reglamento de instalaciones de protección contra incendios (RIPCI). El primero indica cómo deben ser diseñados, construidos, mantenidos y gestionados los hospitales, de tal manera que se minimicen las posibilidades de una emergencia por fuego que requiera la evacuación de los pacientes. El segundo reglamento representa los requisitos que las empresas instaladoras y mantenedoras de sistemas contra incendios deben cumplir para estar acreditadas por sus correspondientes Comunidades Autónomas.

Hemos visto en el incendio del Hospital de Bagdad que no existía compartimentación, ya que el fuego se expandió por los falsos techos. Por tanto, uno de los aspectos cruciales en protección contra incendios en hospitales para evitar la evacuación de los pacientes hospitalizados es la Compartimentación. Por ello, las plantas con zonas de hospitalización o con unidades especiales (quirófanos, UCI) deben estar compartimentadas al menos en dos sectores de incendio diferentes.

Además, se deben cumplir una serie de condiciones de compartimentación, evacuación y señalización. El CTE define los requisitos de comportamiento al fuego de los elementos constructivos y materiales, para garantizar la estabilidad y resistencia térmica del edificio.

En cuanto a los equipos de protección activa contra incendios, en los hospitales hay que instalar los siguientes:

Extintores portátiles. Se dispondrán extintores en número suficiente para que el recorrido real en cada planta hasta un extintor no supere los 15 m. En zonas de Riesgo Especial Alto, de más de 500 m2, un extintor de carro de 25kg.

Columna seca. Cuando la altura sea mayor de 15 m.

Boca de Incendio Equipada (BIE). En todo caso (BIE 25 mm). En los lugares de riesgo especial alto, BIE de 45 mm.

Instalación de detección y alarma. En todo caso. Pulsadores manuales de alarma en los pasillos, zonas de circulación, zonas de tratamiento intensivo y en locales de riesgo alto. Detectores de humo en las zonas de hospitalización, y adecuados al riesgo en toda zona de riesgo alto. Cuando el edificio tenga más de 100 camas deberá contar con comunicación telefónica directa con Bomberos

Alumbrado y ascensor de emergencia. En zonas de hospitalización y tratamiento intensivo. Aquellas de estas zonas, cuya altura de evacuación sea mayor de 15m, dispondrán al menos de un ascensor de emergencia.

EL CTE exige asimismo determinadas condiciones para la accesibilidad a los edificios de los servicios de extinción de incendios; instalar al menos un hidrante exterior (aparato hidráulico para toma de agua de los bomberos) en los hospitales cuya superficie total construida es mayor de 2.000 m2. Y rociadores automáticos, en hospitales de más de 28 metros de altura.

RECOMENDACIONES A MÁS

En seguridad contra incendios toda inversión en instalaciones y equipos se rentabiliza con creces. En el caso de los hospitales, el incremento de las medidas de seguridad deben ser una constante. En este sentido, desde TECNIFUEGO se recomienda la instalación de sistemas de rociadores automáticos, que actúan contra los incendios en su fase inicial, y descargan agua para evitar que se extiendan. La eficacia de estos sistemas, avalada por más de 120 años de existencia, ha llevado a muchos países, a exigir por ley la instalación de rociadores en hospitales.

Sistemas de control y evacuación de humos de activación automática que pueden garantizar que no se produzca una invasión del humo en los pasillos y salas. Recordemos que el 75% de las muertes por incendio se producen debido al humo.

MANTENIMIENTO, CLAVE DE LA SEGURIDAD

El mantenimiento de los equipos después de una buena instalación es lo que asegura que en caso de incendio funcionen al cien por cien.

Bajo el lema “Mantenimiento, clave para la seguridad” queremos destacar la importancia vital y estratégica del mantenimiento integral (activa y pasiva) de los sistemas de protección contra incendios en todo tipo de edificios, y por supuesto en los hospitales. En el incendio del Hospital de Bagdad hemos visto cómo en primer lugar han sido detenidos los responsables de seguridad y mantenimiento por su alta responsabilidad en el terrible suceso. No basta con instalar las medidas de protección, sino que hay que mantenerlas para que su operatividad sea inmediata en caso de incendio. Recordemos una vez más que las medidas de seguridad contra incendios solo se activan en caso de incendio y por tanto su supervisión y mantenimiento es la única garantía que tenemos para saber que funcionarán correctamente.

Como hemos mencionado, las empresas instaladoras y mantenedoras deben estar debidamente acreditadas, con un certificado y autorización de la Consejería de Industria correspondiente, según señala el RIPCI.

Documento Uso Hospitalario en el CTE-DBSI: https://www.codigotecnico.org/DocumentosCTE/SeguridadEnCasoDeIncendio.html

airfeu hospital bagdad 82 fallecidos carecia proteccion incendios

Publicado en Noticias

Tras quince horas ardiendo, se ha dado por controlado el grave incendio iniciado en una nave de la empresa de mensajería DHL, que ha calcinado cuatro naves industriales en Nueva Seseña (Toledo), originando una gran nube de humo que se pudo ver y oler a kilómetros de distancia.

Los servicios de emergencias 112 han informado de que el incendio se declaró en cuatro naves con una extensión total de 53.000 metros cuadrados. El oficial del Consorcio de Bomberos de Toledo, Miguel Ángel Laguna, ha dado por controlado el incendio, una vez que no se detectado riesgo de propagación a otras propiedades, si bien no se puede dar por extinguido porque "la superficie de cubiertas ha colapsado sobre el incendio, lo que ha motivado que haya muchos focos no visibles".

Según fuentes oficiales, la nave había sido afectada por el temporal Filomena del pasado enero. En el momento en que se produjo el incendio, unos trabajadores se encontraban arreglando la cubierta.

Desde TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, trasladamos la enhorabuena a los servicios de emergencia que han participado en la extinción e incidimos en que la protección es posible siguiendo unas sencillas medidas de seguridad.

El paso de Filomena por España impactó fuertemente en las empresas, como hemos visto en esta ocasión. Se estima que ha habido un incremento de siniestros atendidos de hasta un 40%. En buena parte de los establecimientos industriales, se vio afectada la edificación, al ceder tejados y paredes, que han dañado otras instalaciones como las de protección contra incendios (PCI).

Desde TECNIFUEGO recomendamos la revisión de los sistemas de PCI para comprobar que no han resultado dañados y que funcionan correctamente si se produce un incendio. Para ello, el usuario deberá solicitar a su empresa instaladora y mantenedora que revise las instalaciones, sustituya los equipos dañados y realice una puesta en marcha de inicio de actividad para comprobar que en caso de incendio el equipo funcionará al cien por cien.

Las instalaciones de PCI y sus mantenimientos deben ser encargados a los especialistas habilitados, según el Reglamento de instalaciones de protección contra incendios, y que tienen el conocimiento experto, la formación adecuada y la experiencia en el tiempo para garantizar que un equipo estará bien diseñado, instalado y mantenido.

airfeu controlado incendio naves industriales seseña

Publicado en Noticias

El incendio forestal que comenzó en el Parque Table Mountain y que ha arrasado la Biblioteca Jagger, de la Universidad de Ciudad del Cabo, sede de la mayor colección de obras africanas del mundo, ha puesto de relieve uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la sociedad actual: la crisis climática, con graves sequías en determinadas partes del planeta. Además, desvela la falta de medidas de seguridad contra incendios adecuadas para este tipo de patrimonio histórico, artístico y cultural.

La Biblioteca Jagger custodiaba más de 1.300 colecciones y cerca de 85.000 libros sobre la historia de África; obras inéditas, manuscritos y libros únicos. “Un patrimonio heredado incalculable”, y que según Ujala Satgoor, directora de la Biblioteca “al extinguir el fuego con toneladas de agua, los dos pisos del sótano, en los que se guardan también innumerables obras están en peligro”.

Antonio Tortosa, vicepresidente TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, recuerda que “desde hace años en los foros especializados se viene reclamando una mayor atención y protección a edificios históricos, artísticos y monumentales (catedrales, museos, bibliotecas, archivos) ya que desgraciadamente, cuando sucede un incendio, es cuando se observa el grave riesgo que supone para patrimonio la perdida de obras irremplazables. El debate vuelve a incidir en la necesidad de reforzar las medidas de seguridad en este tipo de edificios, que de por sí son la memoria social de cultura, arte e historia”.

Según los especialistas en protección contra incendios (PCI) y de protección del patrimonio histórico cultural, estos edificios públicos / privados deberían tener un status especial (ser declaradas infraestructuras críticas), y como tal desarrollar una legislación que refuerce los requisitos de seguridad y actuación en caso de emergencia.

Además, en el incendio de la Biblioteca de la Universidad de Ciudad del Cabo ha habido un factor añadido, la crisis climática, que lleva castigando esta parte del planeta con climas extremos y sequías intensas. Para hacer frente a estas catástrofes naturales, los especialistas en análisis de riesgos tienen en cuenta la carga adicional que los sistemas de PCI deben soportar cuando se produce una catástrofe, por lo que ya se habla de crear una nueva vía/titulación especializada de Ingeniero de Catástrofes.

La planificación de riesgos y la gestión de emergencias por especialistas son un seguro frente a la incertidumbre, el caos y la desorganización inherentes a un desastre. Estos métodos en el ámbito de la PCI están bien desarrollados en el campo de los bienes culturales, como son las bibliotecas históricas patrimoniales.

Deben contemplar la instalación de sistemas activos y productos desarrollados específicamente para su salvaguarda, agentes para la extinción que no sean dañinos, pero sí eficaces en la extinción, con total garantía del cuidado y protección de libros, mapas, grabados, pinturas y manuscritos etc. Sistemas eficaces en detección precoz de un incendio, con conexión a un centro de control o central receptora y que active las funciones de control programadas y aviso inmediato a los centros de emergencias/bomberos. Así como protección pasiva especial para actuar como escudos térmicos en las obras y objetos de valor (tejidos ignífugos, armarios especiales), entre otras medidas.

airfeu incendio biblioteca universidad ciudad cabo destruye coleccion obras africanas unicas

Publicado en Noticias