Elementos filtrados por fecha: Marzo 2019

Euralarm, Asociación de Sistemas de Protección Activa contra Incendios Europea (detección y extinción), a la que pertenece TECNIFUEGO, ha presentado recientemente un documento de debate donde se recogen los principales objetivos de la sección Seguridad contra Incendios (SCI) y su análisis para los próximos cinco años (Periodo 2019-2024).

El principio rector para la selección de objetivos es el desarrollo y el acceso a los mercados europeos y mundiales.

Para la definición del programa de Sección de Incendios 2019 a 2024 se han propuesto 4 categorías principales: impacto de las tecnologías emergentes (digitalización); estandarización y regulación; pruebas, certificación y marcas de calidad; y desarrollo del mercado.

Bajo la primera premisa, las tecnologías emergentes cambiarán la industria de seguridad contra incendios con un mayor impacto en los sistemas activos. Se vislumbra una tendencia por parte de los usuarios finales a conectar sus sistemas de SCI, independientemente del tamaño, a un sistema más grande.

La segunda cuestión es la estandarización en Europa de los sistemas de detección y alarma, que se verá afectada significativamente por el Reglamento de Productos de Construcción (RPC). Incluso bajo las restricciones que imponga el reglamento, la estandarización continuará siendo una plataforma esencial para la industria de SCI.

En cuanto a la certificación, el documento plantea que seguirá siendo una característica importante de los productos de SCI y, hasta cierto punto, también de los sistemas. La necesidad de una solución paneuropea se mantiene, lo que significa que las marcas nacionales no pueden ser un obstáculo.

Y finalmente, desde Euralarm se plantea que el desarrollo del mercado y un mayor desarrollo de las tecnologías obligarán a considerar “cada vez más nuestro negocio en relación con otras áreas comerciales. La misión fundamental de la SCI, que es proteger a las personas y los bienes contra incendios solo puede cumplirse si tomamos estas áreas comerciales adicionales en el centro de atención de la Sección de Incendios de Euralarm”.

En torno a estas premisas, es necesario plantear ciertas preguntas:

¿Qué tecnologías emergentes afectarán al sector de SCI y cómo (amenaza/ oportunidad)? ¿Cómo orientar el desarrollo del mercado a largo plazo de manera segura? ¿Cuáles son las consecuencias para la educación y las calificaciones? ¿Cómo mejorar la conciencia sobre la protección y detección de incendios? ¿Cómo evitar la reducción de los requisitos legales sobre protección profesional contra incendios? ¿Qué características deben tener las normas y regulaciones para promover el desarrollo del mercado y apoyar la exportación de soluciones europeas? ¿Se puede encontrar una solución para los desafíos de la RPC? ¿Salir de la RPC es un posible objetivo? ¿La guía de aplicación europea común (es decir, EN54 Parte 14) puede ser una realidad? ¿El sector debe asumir un papel de liderazgo más fuerte en el desarrollo de la serie ISO 7240? ¿Se necesita una posición en EN vs. UL? ¿Puede la serie EN54 satisfacer las necesidades del mercado (clientes y proveedores) a la luz de la digitalización? ¿El sector debe apoyar otras marcas de calidad además de CE? ¿El sector debe aspirar a la seguridad residencial contra incendios? ¿El sector debe incluir la detección de incendios por video? ¿Se debe incluir la detección y alarma de monóxido de carbono? ¿Se deben incluir sistemas de guía de emergencia además de alarma por voz? ¿Se deben incluir en Protección Civil y Servicios de Emergencias públicas?

Desde TECNIFUEGO asistiremos con atención a todas las propuestas, participando activamente en encontrar respuestas que desarrollen el sector y aporten mayor seguridad a la sociedad.

Airfeu Objetivos sector contra incendios Europa periodo 2019 2024

Publicado en Noticias

Cada año el seguro desembolsa 525 millones de euros para reparar los daños ocasionados por incendios en algún tipo de inmueble: vivienda, hotel, comercio o fábrica. Este nuevo dato se suma a las 184 muertes en España por incendio (2017), de las que 144 tuvieron lugar en la propia vivienda, un 8,3% más que el año anterior. En lo que son los peores datos desde 2005.

UNESPA, Asociación Empresarial del Seguro, a través de la iniciativa “Estamos seguros”, ha presentado el informe 2018 sobre los daños y costes que causan los incendios en España, tanto en viviendas, como en hostelería, comercios o industrias.

El trabajo reúne información de 103.000 percances ocurridos por toda España a lo largo de un ejercicio. Un 71,4% de los incidentes analizados se produjo en viviendas. El resto, se repartió entre comunidades de propietarios (11,4%), comercios (8,5%) e industrias (7,2%).

Desde la perspectiva de los costes se percibe cómo los fuegos más virulentos se dan en las fábricas. No en vano, estas generaron un 25,6% de las indemnizaciones pagadas. Es decir, tres veces más que su peso relativo en el número de incidentes. Por su parte, los daños en viviendas pasaron a ser el 50% de la factura. Fueron, pues, todavía la partida más elevada pero lejos de su peso específico al medir el número de percances.

Un análisis territorial revela cómo tres provincias acumulan un tercio de los incendios ocurridos en toda España. Son, por orden, Vizcaya, Barcelona y Madrid. Estos territorios atraen, igualmente, una tercera parte de las indemnizaciones pagadas por el seguro, aunque en este caso cambia el medallero. Barcelona pasa a la primera posición, Madrid a la segunda y Vizcaya queda en tercer lugar.

En el estudio ¡Fuego! El seguro y los incendios se concluye que los pueblos de menos de 5.000 habitantes son los municipios más propensos a presentar incendios y, cuando estos se producen, los daños que generan son de mayor de gravedad. En contraste, las ciudades aparecen como los sitios más seguros. Especialmente, las más grandes. Hay lugares donde, además, los incendios pueden salir mucho más caros.

El fuego, y sólo hablando de bienes asegurados, causa daños anuales por un valor de 525 millones de euros. Casi tres de cada cuatro de estos incendios se producen en hogares y el coste de reparación es de unos 2.000 euros. Encabezan este ranking ciudades como Las Rozas, en Madrid, donde en 2018, reparar un incendio costó una media de 11.700 euros; en Alcalá de Guadaíra, la media llegó a los 7.000 euros y en Manresa, Barcelona, superó los 5.000 euros

¿Dónde se producen más incendios?

Casi tres de cada cuatro incendios se producen en hogares (en definitiva, hogares es lo que más hay y lo que menos protegido está con los elementos de detección y extinción, que son los que ayudan a que el incendio no pase de conato).

Otro dato importante es que los incendios en los hogares son más comunes, pero menos virulentos que en las industrias, por ejemplo.

Desde el punto de vista territorial, la estadística confirma que la zona noroeste de España es más proclive a los incendios, mientras el sur se encuentra en la zona media de la tabla.

Airfeu 525 millones euros incendios españa 2018

Publicado en Noticias

INCUAL, Instituto Nacional de Cualificaciones, dependiente del Ministerio de Educación y Formación Profesional, ha contactado con TECNIFUEGO para solicitar su colaboración en la identificación y descripción de nuevas cualificaciones profesionales de Protección Contra Incendios en línea con las nuevas normativas publicadas.
Entre otras cosas, se solicitan expertos, tecnológicos y/o formativos, para colaborar con el INCUAL en los grupos de trabajo de estas familias profesionales que se pondrán en marcha próximamente con el objeto de diseñar las cualificaciones que se consideren necesarias.
El objetivo final de este proyecto es crear, por primera vez, módulos de formación profesional oficial especializados en sector de protección contra incendios.
TECNIFUEGO colabora en el proyecto y a través de los expertos de las empresas asociadas participará en el asesoramiento y profesorado.

Airfeu primeros pasos crear modulos seguridad contra incendios formacion profesional

Publicado en Noticias

Este fin de semana han muertos 7 personas en su vivienda a causa de un incendio, 4 en Barcelona, 1 en Madrid, 1 en Benidorm, 1 en Orihuela… Cada día aparecen una, dos, tres, noticias de muerte por incendio en el hogar. Este intolerable goteo ha causado desde noviembre de 2018 a febrero de 2019, 55 muertes en España. Una cifra provisional a falta del recuento y análisis final del año, pero que constata que el riesgo de incendio es una de las principales causas de muerte en la vivienda. Algo evitable según todos los estudios realizados en otros países de nuestro entorno, que han tomado el problema de frente y han reducido el número de muertes notablemente, solo con unos cambios en la legislación y una gran campaña de concienciación.

¿Por qué en España las autoridades no se enfrentan al problema? Veamos primero los datos del último informe completo de víctimas por incendios es de 2017, realizado por Fundación Mapfre y APTB (Asociación Técnicos de Bomberos), recoge que los incendios produjeron 184 muertes en España en el año 2017. De ellas, 144 tuvieron lugar en la propia vivienda, un 8,3% más que el año anterior. Estos son los peores datos desde 2005.

La mayor causa de incendio en el hogar es la electricidad (18%): cortocircuitos, mal estado de las instalaciones, sobrecargas, mal uso de aparatos; seguido por los aparatos de calefacción (15%): radiadores, chimeneas y braseros. El salón sigue siendo la dependencia de la vivienda en la que se origina el mayor número de incendios, seguida del dormitorio y la cocina.

Los datos indican que las personas más vulnerables a los incendios son los ancianos, a partir de los 80 años. Según se incrementa la edad, aumenta de manera progresiva la ratio de fallecidos por millón de habitantes. Durante los seis meses fríos del año es cuando se originan el 64% de las víctimas mortales, y el peor mes fue enero, en el que 24 personas perdieron la vida.

Por Comunidades Autónomas, las de mayor índice de víctimas mortales son Navarra, con un ratio de 6,1 fallecidos por millón de habitantes; Extremadura (5,6), Comunidad Valenciana (5,2), País Vasco (4,1) y Andalucía (4,1).

Ante esta situación, no podemos quedarnos impasibles, es necesario tomar medidas desde todos los ámbitos –públicos y privados- que quiebren esta tendencia y se alíen con la seguridad de las personas. La Administración tiene que contribuir a ello con una campaña que respalde la protección y ayude a interiorizar la necesidad de instalar aparatos de protección contra incendios (PCI), así como, en el ámbito regulatorio, hacer cumplir con las nuevas obligaciones que ha incluido el Reglamento de instalaciones de protección contra incendios (RIPCI) en los edificios de vivienda.

Por su parte, TECNIFUEGO inició hace un año una campaña de sensibilización, donando detectores en hogares de ancianos y otros colectivos vulnerables, poniendo el énfasis en la posibilidad de protegerse con algunas medidas de seguridad, fáciles y eficaces.

QUÉ ORDENA EL REGLAMENTO EN ZONAS COMUNES DE EDIFICIOS DE VIVIENDAS

Uno de los aspectos clave, es la información y saber qué requisitos son obligatorios. El 12 de diciembre de 2018 terminó el plazo de adaptación al Reglamento de instalaciones protección contra incendios. Así, las comunidades de vecinos están obligadas a pasar trimestralmente por la revisión de los aparatos contra incendio instalados en los lugares comunes de un edificio de viviendas: descansillos, trasteros, sala de calderas o garajes. Esta revisión trimestral de los equipos debe constar en Acta (toda la información en el RIPCI), y debe hacerlo la propia comunidad de vecinos o bien encargarlo a una empresa de mantenimiento habilitada. Dichas actas deben ir firmadas por el responsable de la comunidad de vecinos (presidente de la comunidad) y quien haya realizado la revisión (conserje, personal mantenimiento o empresa de mantenimiento) y deben conservarse durante al menos 5 años a disposición de los servicios de Inspección de la comunidad autónoma.

En parking de más de 500 metros cuadrados, se contempla una inspección por organismo de control (OC) de los equipos de contra incendios, y atendiendo a la periodicidad recogida en el apartado inspecciones del RIPCI.

Otras exigencias contemplan la vida útil de los equipos, es el caso de los detectores, mangueras de boca de incendio equipada y de la señalización fotoluminiscente (evacuación, salida de emergencia y señalización de los equipos de PCI). Es además necesario instalar un alumbrado de emergencia (para caso de fallo de alumbrado normal).

DENTRO DE LA VIVIENDA

Dentro de la vivienda, la tendencia europea (Reino Unido, Francia, Alemania, Noruega, Suecia, Dinamarca…) es legislar obligando a instalar el menos detectores que alertan del incendio y dan la posibilidad de escapar. Igualmente, los muebles, suelos, telas, etc. pueden tratarse frente al fuego, a través de la ignifugación, para evitar o retrasar la propagación de las llamas.

En España, aunque aún no es obligatorio, los expertos, incluidos los bomberos, recomiendan instalar detectores junto a otros aparatos como extintores, mantas ignífugas e incluso rociadores automáticos.

Esta confianza en la utilidad de un simple detector hace que desde hace años se repitan las campañas de concienciación, instalando detectores de manera gratuita por parte de Fundación Mapfre, APTB y TECNIFUEGO.

“Los incendios matan, pero la protección es posible”. Con este lema, TECNIFUEGO tiene abierta una campaña de sensibilización entre la población ante la tragedia anual de los incendios. La acción más reciente es la entrega de detectores en municipios, como en el de Alfoz de Lloredo, donde se han instalado gratuitamente 400 detectores en hogares de personas vulnerables.

Esta es la línea que hay que seguir, y en ella es fundamental el apoyo de las administraciones públicas, tanto en la concienciación de las personas como en los cambios legislativos que incrementen las exigencias, así como en la rigurosidad ante el cumplimiento legislativo y la inspección debida. Entre todos podremos llegar a un nivel de 0 incendios.

Airfeu 7 muertes por incendio en vivienda el fin de semana

Publicado en Noticias