Domingo, 18 Junio 2017 12:06

EL INCENDIO DE LA TORRE DE LONDRES: LOS FALLOS EN SEGURIDAD CONTRA INCENDIOS

Valora este artículo
(0 votos)

LA PROTECCIÓN ES POSIBLE

La tragedia causada por un incendio que convirtió en una inmensa tea ardiente la Torre Grenfell (24 plantas)  en Londres dejando 18 fallecidos (hasta el momento), decenas de desaparecidos y  heridos, parte de ellos de gravedad, ha convulsionado a la sociedad londinense que se pregunta por la seguridad contra incendios en los edificios, en uno de los países más avanzados y que más exigencias incluye en su legislación.

Una torre habitada por 500 vecinos, en una zona de clase media, debía haber contado con todos los medios de seguridad contra incendios que actualmente garantizan una adecuada protección. Sin embargo, en las primeras declaraciones se comenta que no había rociadores automáticos, las alarmas –según testigos presenciales-  no funcionaron; la propagación  del fuego no estuvo contenida por materiales resistentes al fuego durante el tiempo necesario para la evacuación.  El efecto chimenea parece ser que avivó el incendio.

El edificio había sido reformado en 2016 en áreas como climatización, sin embargo la seguridad contra incendios fue cuestionada. David Collins, expresidente de la comunidad de vecinos de la Torre Grenfell, aseguró a los medios británicos que los residentes ya habían advertido de "los peligros del edificio, incluido el riesgo de incendio, pero las autoridades no  investigaron".

Se cree que el incendio comenzó en el cuarto piso a la 01:54 del miércoles (hora local) y de ahí se propagó rápidamente por el edificio de 24 niveles. El edificio estaba diseñado para evitar que se propague (compartimentación, cerramientos, sellados y protección estructural), es decir,  contener cualquier incendio sin que afectara los otros pisos, algo que claramente no ocurrió.

La torre fue construida en 1974 y no contaba con un sistema de rociadores. Bajo la ley vigente local, todos los edificios de viviendas nuevos, de más de 30 metros de altura, deben tener rociadores automáticos. "Sabemos que los rociadores son eficaces. Además, hacen que el entorno permita la supervivencia al contener el fuego y contener el humo", aseguró el representante de la federación de bomberos, Paul Fuller.

Algunos residentes aseguraron que no oyeron las alarmas de incendio. El sistema de detección parece ser que falló igualmente.

En un comunicado,  la Asociación de Especialistas en Protección contra Incendios (ASFP) destaca una serie de preocupaciones con respecto a la seguridad contra incendios en los edificios “que demuestra lo vigilantes que todos debemos estar al diseñar, suministrar e instalar protección contra incendios”.

“La compartimentación y la protección contra incendios estructurales juegan un papel vital en la protección de las vías de evacuación y en la disminución de la propagación del fuego y el humo. Pero pueden producirse trágicas consecuencias si tales sistemas no se especifican, instalan y mantienen adecuadamente. En este sentido ASFP ha liderado una iniciativa para asegurar que la protección contra incendios se considere a lo largo de la vida de un edificio desde el diseño hasta la construcción”.

SISTEMAS PARA LA PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS EN EDIFICIOS

Desde Airfeu, se quiere manifestar que es posible proteger frente a un incendio un edificio de estas características de la Torre Grenfell. Los avances tecnológicos en los equipos y sistemas de protección contra incendios automáticos permiten hoy detectar un incendio en cualquier tipo de ambiente y en una fase muy temprana; los sistemas de rociadores automáticos ofrecen gran variedad de opciones para controlar y apagar incendios bajo cualquier condición constructiva; y los sistemas de protección pasiva permiten contener el fuego y dar tiempo suficiente para la evacuación de un edificio.

DETECCIÓN DE INCENDIOS

La detección de incendios es el único sistema que puede alertar de un incendio las 24 horas del día y 7 días de la semana. Un detector de incendios en funcionamiento está analizando constantemente el ambiente, por si detectara humo. La detección de incendios es fácil de instalar y no es muy costosa. Los detectores automáticos proporcionan gran seguridad, ya que son los equipos más precoces que avisan por medio de sirenas e indicadores visuales del posible incendio.

ROCIADORES AUTOMÁTICOS

Los rociadores automáticos, que sólo se activan en caso de necesidad, aseguran una protección eficaz en cualquier tipo de edificio. Sus características técnicas son invariables durante décadas. Los rociadores automáticos actúan exclusivamente sobre el foco del incendio en el momento de detectarlo, no solo apagando las llamas gracias a la descarga de agua, sino también impidiendo la propagación al humedecer el área circundante.  Todo ello con mínimos daños por agua y, sobre todo, sin intervención humana.

Una instalación de rociadores automáticos, en conjunción con la instalación de detectores de humo, es la mejor manera de asegurar la mayor probabilidad de salvar tanto las vidas como los bienes de cualquier recinto.  Según los estudios realizados, la instalación de ambos sistemas garantiza la supervivencia en casi el 90% de los casos.

PROTECCIÓN PASIVA DE UN EDIFICIO

La protección pasiva consiste en una serie de elementos constructivos y productos especiales dispuestos para evitar el inicio del fuego (ignifugación de los materiales), evitar que se propague (compartimentación, cerramientos, sellados y protección estructural) y facilitar la evacuación de las personas y una actuación segura de los equipos de extinción.

Los productos de protección pasiva contra incendios superan estrictos ensayos realizados por laboratorios acreditados que demuestran su eficacia (reacción, resistencia /o estabilidad) en pruebas con fuego real. Tras las pruebas son aptos para su instalación atendiendo a una serie de parámetros (soportes, espesores, aplicación, etc.) bien definidos.

MANTENIMIENTO

Según declaraciones de diversas fuentes, el mantenimiento de los equipos y sistemas instalados en la Torre Grenfell ha mostrado deficiencias. Sin embargo, de nada sirve instalar los mejores sistemas de seguridad contra incendios si después no se mantienen. La clave de la eficacia de un sistema que  no tiene que funcionar salvo en una emergencia es que el mantenimiento se realice periódicamente, por empresas acreditadas, según señala la legislación.

Desde Airfeu queremos resaltar la importancia de este apartado: el mantenimiento es clave,  dada la especificidad de estos equipos, que están en “silencio” y solo se activan en caso de incendio, por lo que su mantenimiento riguroso es la garantía de que se activarán y servirán para lo que fueron diseñados puntual y eficazmente.

Finalmente, queremos hacer llegar nuestras condolencias a los familiares de las víctimas. Lamentamos el terrible suceso de la Torre de Londres y nos solidarizamos con el dolor y apoyo a los ciudadanos, bomberos  y autoridades. 

AIRFEU-EL-INCENDIO-DE-LA-TORRE-DE-LONDRES-LOS-FALLOS-EN-SEGURIDAD-CONTRA-INCENDIOS

Visto 189 veces Modificado por última vez en Domingo, 18 Junio 2017 12:12