Viernes, 21 Abril 2017 19:42

2017, un año difícil ante los incendios forestales

Valora este artículo
(0 votos)

La temporada de los incendios forestales se ha adelantado. Varios incendios han arrasado cientos de hectáreas en la aún incipiente campaña de lucha contra el fuego. En el norte de España: Asturias, Castilla-León y Galicia, se han desatado varios incendios importantes en Ponferrada (León), Nieva (Segovia), Asturias (18 municipios) y Ferrol (Coruña). Las condiciones climatológicas, la falta de lluvia en las últimas semanas, y el pasto crecido han anticipado la triste realidad que anualmente se vive en España.

El primer gran incendio forestal se ha producido en el municipio de Bouzas (León) y se ha declarado el nivel 2 de peligrosidad por el cambio de viento y las altas velocidades y su posible afección al municipio de Montes de Valdueza. Numerosos medios aéreos y efectivos terrestres de la Junta de Castilla y León y Ministerio de Agricultura y UME se han desplazado hasta el lugar y actúan en las labores de extinción de este incendio que afecta principalmente a matorral y masas arboladas.

En Asturias (18 municipios), Segovia (Nieva) y Coruña (Narón) el fuego ha avanzado rápidamente. En Asturias y Narón, además, alcanzaron términos rurales cercanos a la población.

Para atajarlos dadas las dimensiones, el alto valor ecológico y la cercanía a poblaciones se han movilizado numerosos medios aéreos y terrestres, cuadrillas y personal capacitado para hacer frente al fuego. Se están utilizando retardantes y agentes extintores avanzados.

Algunos de los factores que favorecen el origen de los incendios forestales, son el abandono del medio rural, la afluencia masiva a los montes como lugares de ocio y la quema para generar pastos. Además, un factor clave son los incendios intencionados, y la falta de respuesta para atajarlos hace que cada año más desaprensivos encuentren impunidad en este crimen medioambiental.

Selvicultura preventiva, limpieza, vigilancia y sensibilización son los pilares de la prevención. Dentro de las medidas clásicas y evaluadas por los expertos en las distintas áreas, hay que citar: los cortafuegos, la conservación y limpieza, la creación de una red de vigilancia y la concienciación social de los usos inadecuados del fuego, ya sea accidental o intencionado.

RIESGO PARA LOS MUNICIPIOS

Por otro lado, los fuegos forestales cada vez inciden más en las poblaciones colindantes a zonas boscosas. Lo que se denomina interfaz urbano-forestal (IUF)  afecta a viviendas, hoteles, casas rurales, camping, con un aumento alarmante del riesgo urbano-forestal.

Desde el Foro de Protección contra Incendios en Interfaz Urbano Forestal, un foro liderado por TECNIFUEGO-AESPI, que ha nacido con el objetivo de elaborar recomendaciones, y guías técnicas y de normalización, se  está trabajando en diversos proyectos y programas europeos para su financiación.

Este Foro PCI IUF ha elaborado consejos de seguridad frente a los incendios en la interfaz urbano-forestal, de los que cabe señalar los siguientes:

-           Plan de Autoprotección (evacuación, confinamiento, medios extinción, puntos de encuentro, rutas de escape…).

-           Perimetrar la urbanización con cortafuegos y  retardantes de larga duración.

-           Acceso vehículos autobomba en los cortafuegos o zona de seguridad

-           Regular su vegetación interior, paramentos de cierre, pantallas vegetales, jardinería, etc.

-           Realizar una franja de 25 m de anchura separando la zona edificada de la forestal, permanentemente libre de vegetación y un camino perimetral de 5 m de anchura.

-           La zona urbanizada debe disponer de dos vías de acceso alternativas. Libres de vegetación, dispondrán de una faja de protección de 10 metros, a cada lado del camino.

-           En el trazado de redes de abastecimiento de agua del plan urbanístico, debe contemplarse una instalación de hidrantes perimetrales, debidamente señalizados conforme a la Norma UNE 23033 y distribuidos de tal manera que la distancia entre ellos medida por espacios públicos no sea mayor de 200 m.

La protección y prevención de incendios en los montes es una labor de toda la ciudadanía. Nuestros bosques necesitan otro modelo más sostenible que ayude a su prevención y conservación. Autoridades, expertos y ciudadanos debemos luchar juntos para alcanzar mínimas cotas de incendios. El patrimonio natural heredado debe de protegerse y perdurar para las generaciones posteriores. Una responsabilidad prioritaria, en el sentir colectivo.

Airfeu 2017 un año difícil ante los incendios forestales

Visto 98 veces